Oops!… I Did It Again (Album) – 20 años desde que Britney Spears se asentó como icono pop

Echando la vista atrás pocos artistas han influenciado el pop como Britney Spears. Una figura a veces desprestigiada y menospreciada que se vio reducida a una rubia que bailaba bien, era sexy y cuya capacidad vocal era nula. Quizás la era de Oops!… I Did It Again, fue la última en la que el público se encontraba completamente de su lado y en la que aún poner sus canciones en la radio era aceptado. Después sufrió vetos en la radios de estados unidos durante la era Britney y sólo recuperó su status de “cool artist” temporalmente con el lanzamiento de “Toxic”, un tema que mucha gente aún usa de escudo para defenderse de que es la única canción buena que tiene Britney, antes posibles consecuencias por mostrarse como fan de la cantante americana. 

En el fondo Britney siempre fue un guilty pleasure. Un artista de puertas para dentro pero que no ha de mencionarse en público, porque de ser así, tu opinión en cualquier tema musical quedaría anulada. Una artista que requiere de la ausencia de prejuicios y moralidades superiores, para ser disfrutada al máximo. Para dejarse llevar, bailar y llenarte de energía. Para poder adentrarse en nuevos mundos en los que el pop, no es un género basura, sino la puerta a nuevas realidades y a la libertad de disfrutar con la música que tú quieras. 

Oops!… I Did It Again el segundo álbum de Britney Spears fue publicado el 16 de mayo de 2000. Hace dos décadas que dicho disco y la artista volvieran a romper esquemas, records y listas de éxitos con la que entonces era la fórmula pop perfecta. En la que el duo Max Martin & Britney seguía creciendo y brillando hacia el Olimpo del pop. Porque aunque volvieran a colaborar en futuros proyectos, desde el lanzamiento de este disco se dejaba claro una cosa. Britney siempre fue la alumna y la discípula preferida de Max Martin, nadie ha sabido convertir sus composiciones en auténticos himnos pop como ella. 

Jive Records decidió usar el mismo nombre que el primer single para el álbum. Para capitalizar de esa forma el excelente éxito que tuvo Oops!… I Did It Again!. Una maniobra que sin duda las funcionó muy bien como descubriréis más adelante. 

Musicalmente, Oops!… I Did It Again seguía siendo un álbum de pop compartiendo cierta esencia con su álbum debut. Pero empieza a dar señales de los sonidos que Britney iba a explorar con mayor profundidad en años venideros, como son el funk, urban o el R&B. Jive Records la volvió a rodear de letristas, compositores y productores de éxito para asegurar que este trabajo discográfico fuera tan explosivo como el primero o incluso más. Destacaban sobre todo Max Martin, cuya sinergia con Britney es increíble, Rodney «Darkchild» Jerkins y Robert «Mutt» Lange, quien se encargó de la producción de “Don’t Let Me Be the Last to Know”, que fue co-escrita por el icono country Shania Twain.

Oops!… I Did It Again fue un éxito rotundo en su lanzamiento. Convirtiéndose en el segundo debut en el número 1 para Britney, alcanzando un total de 1,319,000 copias vendidas en tan sólo una semana. Convirtiéndose en el álbum femenino que más rápido se ha vendido de la historia.Bueno o así fue hasta que Adele le arrebató dicho récord en 2015, siendo capaz de vender 3.38 millones de copias en una semana en los Estados Unidos con su álbum 25. 

Oops!… I Did It Again fue un éxito rotundo en su lanzamiento. Convirtiéndose en el segundo debut en el número 1 para Britney, alcanzando un total de 1,319,000 copias vendidas en tan sólo una semana. Convirtiéndose en el álbum femenino que más rápido se ha vendido de la historia.Bueno o así fue hasta que Adele le arrebató dicho récord en 2015, siendo capaz de vender 3.38 millones de copias en una semana en los Estados Unidos con su álbum 25. 

A pesar de ello, Oops!… I Did It Again ha vendido hasta la fecha más de 25 millones de copias en todo el mundo, de las cuales 10 millones pertenecen a los Estados Unidos.  Ha sido certificado disco de diamante por la RIAA (Recording Industry Association of America) y es hasta la actualidad el segundo álbum más vendido de Spears. 

También fue el sexto álbum más vendido de la década de los 2000 en los Estados Unidos y ayudó a que Spears fuese la segunda artista con mayores ventas en dicho país entre los años 2000-2010, sólo por detrás de Eminem.

Un total de cuatro sencillos fueron lanzados del álbum; el primero, «Oops!… I Did It Again», se convirtió en un HIT internacional, alcanzando el número en multitud de países como Australia, Canadá, Reino Unido y otros nueve países, mientras que curiosamente sólo alcanzó el número nueve en el Billboard Hot 100 de Estados Unidos. A pesar de ello, dicho single goza del status de ser un clásico de la música pop contemporánea. 

El segundo sencillo, «Lucky», que incluía casi una premonición de lo que estaba por sufrir la cantante debido al precio de la fama en los próximos años, llegó al número uno en cinco países, top 10  en doce países y llegó hasta el número 23 en el Hot 100. 

Mientras que el tercer sencillo, «Stronger», fue un éxito total y se convirtió en un himno bastante querido por la comunidad LGTBIQ+ que alcanzó el top ten en nueve países, llegó al número once en el Hot 100 y se convirtió después de «Oops!… I Did It Again», en el segundo sencillo más vendido del álbum en Estados Unidos, siendo certificado disco de oro en un total de cuatro países.

El cuarto y último sencillo, «Don’t Let Me Be the Last to Know» co-escrito por una de las estrellas más importantes del country Shania Twain, tuvo un éxito moderado en las listas. Ha sido incluido en diversas giras de Spears, siendo la última el Femme Fatale Tour

La grabación de este disco, comenzó tan sólo seis días después de la finalización de la gira …Baby One More Time Tour en septiembre de 1999. Tras ese corto periodo de vacaciones, Spears volvió a Nueva York para empezar la grabación de sus segundo disco; la mayor parte de la grabación se realizó en noviembre. Se contó con grandes nombres de la industria tal y como mencionamos anteriormente, entre los que se incluyen Max Martin, Eric Foster White, Diane Warren, Robert «Mutt» Lange, Steve Lunt y Babyface

Las primeras canciones que fueron grabadas en los estudios de Max Martin en Cheiron fueron «Oops!… I Did It Again», «Walk On By», «What U See (Is What U Get)» y «Don’t Go Knockin on My Door». Posteriormente fueron «Stronger» y «Lucky», que quedaron finalizadas junto al primer single en enero de 2000. «Where Are You Now» también fue finalizada en los Battery Studios en enero y «Can’t Make You Love Me» fue grabada en el otoño de 1999 en Suecia, 

Mientras que «Don’t Let Me Be the Last to Know» fue grabada en la villa de Robert Lange en Suiza; Lange posteriormente produjo la canción. Spears volvió otra vez a Nueva York, para continuar la promoción del disco en TRL y para grabar «When Your Eyes Say It» de Diane Warren en los Battery Studios en enero de 2000.

«One Kiss From You» también fue grabada en los Battery Studios. «Dear Diary» una de las últimas canciones en ser finalizada, también se grabó en Nueva York junto a otra canción llamada «Heart». 

Su versión de «(I Can’t Get No) Satisfaction» fue grabada con Rodney «Darkchild» Jerkins en Hollywood, CA. Justo después de su aparición en los Grammy’s en febrero de 2000. 

A pesar de las fuertes presiones y las exigencias de la discográfica por repetir el éxito de …Baby One More Time (1999), Spears y su equipo supieron crear una cuidadosa y adictiva mezcla de pop, funk y R&B que resultó en unos óptimos resultados comerciales, un sonido maduro y en críticas positivas por parte de los medios especializados que en el caso de la NME, clasificó a Britney Spears como «la perfección del pop moderno».

Sin duda Britney Spears formó y sigue siendo parte de los corazones de muchos fans de la buena música pop. Un ícono que supo revolucionar la cultura pop y convertirse en un pilar de la música moderna a pesar de que a muchos no les guste. Creando no sólo nuevos estándares para lo que debe considerarse una buena canción pop, sino también como tiene que ser un performance que sepa perdurar en el paso tiempo. Una lección que muchos de los artistas actuales son incapaces de repetir, creando actuaciones estándar que se tornan irreverentes con el corto paso del tiempo. 

Disfruta de algunas de las actuaciones de la era Oops!… I Did It Again y de su concierto completo en Londres y Rock in Rio a continuación:

Más artículos
Regresa by Buscabulla: Un hipnótico y magnético sueño de carne y hueso